La primera cumbre, una remera vieja y la devolución del vino

En una de las sesiones del Programa “#10CumbresMTB” les pedimos a los integrantes que vengan con una remera vieja. Mientras más rota y vieja mejor. Usando esa remera, hicimos cumbre y pasaron un montón de cosas que no nos vamos a olvidar.

Lo lindo fue ver que cada uno hacía conjeturas sobre la remera vieja y fue un motivo de distracción de prácticamente toda la gran subida. Sin saberlo estábamos…¡Camino a la Primera Cumbre!

Y cuando faltaba muy poquito, blanqueamos la misión del día. ¡Hoy es un día de Cumbre!… y fue la motivación que algunos necesitaban para seguir por una ruta aburrida, toda en subida y lo peor de todo que el ritmo no dejaba hablar entre ellos al equipo. ¡Un garrón!

Llegamos a la Primera Cumbre pero tendremos que volver a repetirla ya que dejamos en el camino a una compañera que no pudo concretarla. ¿Porqué volvió Pao? ¿No pudo con la subida? ¿Que habrá comido ese día?

Por otro lado, fue muy lindo y emocionante ver que algunos, que inclusive conocían los Senderos de Chacras, no habían llegado nunca a “La Piedra”. Un objetivo sencillo, fácil pero que pone a prueba la resistencia y los pensamientos que se transforman en más obstáculos a sortear en esa subida.

La remera vieja

El mensaje de esta consigna fue: No subestimar al ciclista que tenemos por delante o al que cruzamos. No juzgarlo por cómo va vestido, por como pedalea o por la bicicleta que lleva.

Simplemente somos todos iguales arriba de la bici y no hay un solo motivo para que nosotros no lo saludemos, le ofrezcamos ayuda si está parado o simplemente un “¿todo bien?” al pasar. Nuestra energía positiva se contagia y el colega que cruzamos, que pasamos o que nos pasa, es otra persona con muchos objetivos y sueños en común. Aunque tengamos otro tipo de bici, aunque tengamos otra pilcha, otro casquito pro o unos lentes fashion. Es biker. Igual que todos.

¡Devolvé el vino Lore!

La sesión anterior hicimos un juego de quién llevaba más cosas útiles en el camelback. Lorena, arrasó con todos, inclusive con Marcelino al que solo le falta llevar el muñeco para hacer RCP. Sin embargo, Lore ganó y se llevó un vino de premio. Pero…, en esta sesión de cumbre, destalonó su rueda y tuvimos que prestarle una cámara (repuesto que no llevaba en su galardonado camelback). Es así como se sintieron gritos de … «¡Devolveeee el vino cheee!»

Restan solo 9 cumbres

Se viene una nocturna, yoga en bici, un tour de dos días por las alturas y muchas sesiones para disfrutar las 9 cumbres que faltan.

El grupo está intacto, lindísimas personas y tremenda energía biker, aún de los principiantes que ya dejaron de serlo.

Si estás interesado en sumarte y sos intermedio o principiante, entrá e inscribite en este link